Skip to content

Entrevista a Ana Blandiana

16 noviembre, 2011

(Publicado originalmente en Quimera nº 304, marzo de 2009)

Todo un referente ético y artístico en Rumanía, Ana Blandiana visitó nuestro país el pasado mes de diciembre. Conocida fundamentalmente por su obra poética, su libro de relatos Proyectos de Pasado, no ha pasado desapercibido para la prensa, apareciendo en las listas de lo mejor del año. Lírica, épica y drama se dan la mano en unos relatos que utilizan la fantasía para llamar la atención sobre la falta de libertad.

Usted es hoy una escritora reconocida incluso en su propio país, una de esas voces críticas que ofrece cada literatura, pero sus comienzos no fueron fáciles: entre finales de los años 50 y principios de los 60 el gobierno de su país le impidió publicar. Cuéntenos cómo vivió todo aquello.

Entre 1959, el año de mi debut literario, y 1989 me han prohibido escribir tres veces. La primera vez era aún estudiante y publiqué mis primeros poemas bajo el pseudónimo de Ana Blandiana. Mi padre era en aquella época un detenido político y era impensable que pudiera firmar con mi verdadero nombre. Pero más tarde las autoridades descubrieron la verdad y enviaron a todas las redacciones del país una circular en la que se decía que “bajo el pseudónimo de Ana Blandiana se esconde la hija de un enemigo del pueblo”. La primera prohibición duró cuatro años. La segunda tuvo lugar mucho más tarde, en 1985, cuando era ya una escritora conocida y mi obra había sido traducida a varias lenguas. Los poemas a causa de los cuales fui castigada fueron copiados a mano en miles y miles de ejemplares y traducidos a numerosas lenguas. El cotidiano británico The Independent les dedicó una página entera y uno de estos poemas fue desglosado verso a verso para que el lector inglés pudiera entender qué es lo que constituía una realidad subversiva en Rumanía. El eco internacional así como la preocupación por la imagen del dictador en el extranjero obligaron a las autoridades a ceder. Algo que no volvió a ocurrir en 1988, a raíz de su caricaturización en un poema para niños. Entonces la prohibición fue definitiva y duró hasta la caída de Ceauşescu.

Imagino que la literatura tendría una gran relevancia en su vida, es decir, le serviría como válvula de escape frente a la realidad.

Sí, pero no era una realidad paralela, distinta a la cotidiana, sino que la reconstruía para darle belleza y significado.

En Proyectos de pasado se hace evidente en los personajes y en las situaciones en las que estos se desenvuelven la opresión, las dificultades, el absurdo y el peligro al que se ven sometidos los miembros de una sociedad bajo un sistema totalitario. Viendo cuál era su situación personal en aquellos momentos, parece increíble que consiguiera publicar el libro…

La historia de la publicación de este libro es extraña y muy simbólica tanto para mi destino como para la situación en Rumanía. Al principio existió una especie de complicidad con los redactores de la editorial, que eran también escritores. Para que el libro pasara desapercibido, escribieron unos informes estándar, en conformidad con el lenguaje ideológico preceptivo, presentándolo como un texto banal de pura fantasía. No sé si los que debían leerlo después (no he sabido nunca cuántas etapas tenía la censura fuera del ámbito editorial) simplemente no lo hicieron o se dejaron engañar por esta perspectiva fantástica. De todos modos el libro recibió el visto bueno necesario para llegar a la imprenta. Fue un golpe de suerte increíble. Y entonces, embriagada por el éxito, yo cometí un error: accedí a que una revista publicara uno de los relatos de este libro, “Aves voladoras para el consumo”. Pero la suerte dejó de funcionar con la censura de esta revista. El relato fue retirado con mucho escándalo. Para defenderse, el redactor jefe esgrimió el argumento de que el cuento formaba parte de un libro ya aprobado y que estaba ya en prensa. Entonces detuvieron también la publicación del libro. Y normalmente la historia se hubiera acabado aquí. Pero justo en aquel momento se hizo público que había sido galardonada con el Premio Herder (un premio concedido por un jurado formado por representantes de todas las universidades alemanas y que se entrega en Viena en la presencia del presidente de Austria). Probablemente para que no contara a la prensa la historia del libro, recibí una llamada telefónica, antes del comienzo de la ceremonia de entrega de los premios, en la que me daban a conocer que Proyectos de pasado estaba en prensa. Esto constituyó para mi un acontecimiento más importante que el premio en sí.

Buena parte de este libro está escrito en clave fantástica o alegórica, ¿fue una elección literaria o se vio afectada por la realidad política circundante?

En la cuarta cubierta de mi primer volumen de relatos fantásticos escribí una frase que representa para mí la definición de este tipo de literatura y que es al mismo tiempo una respuesta a su pregunta. Dije entonces que “lo fantástico no se opone a la realidad, sino que constituye sólo su representación más cargada de significados. Al fin y al cabo, imaginar significa recordar”.

Algunas de las historias están basadas en hechos reales. En la historia que da título al libro hay dos cosas llamativas. Una es el hecho en sí de que un grupo de gente sea secuestrado a campo abierto. Estas cosas, ¿eran habituales en el régimen de Ceauşescu? ¿Qué efecto cree que tiene el hecho de que usted lo haya convertido en un relato literario?

Estas prácticas eran posibles en la Rumanía comunista, pero no ocurrieron durante el régimen de Ceauşescu, que se mantuvo en el poder desde 1965 hasta 1989, sino en el período que le precedió, en la época estalinista durante la ocupación soviética propiamente dicha. El hecho real de la vida en Proyectos de pasado es el arresto y la deportación en 1950 de todos los asistentes a una boda. El resto ––los personajes y los acontecimientos–– constituyen “mi proyecto de pasado”. El paso de la realidad a la ficción me ha permitido desarrollar la idea del terror que aísla al individuo al igual que un océano en el que los personajes se ven obligados a reinventar la vida como Robinson Crusoe lo hizo en una isla.

Lo segundo que llama la atención es que, en el relato, pasado el tiempo, uno de los secuestrados tiene un buen recuerdo de su privación de la libertad. ¿Cree que las dictaduras anulan en el ser humano la dimensión moral y hasta la capacidad de discernir qué es una experiencia terrible y qué una aventura?

El buen recuerdo no se refiere a la falta de libertad sino al hecho de que aislados de la sociedad estos personajes llevaron una vida más verdadera y con más significado que la del mundo del que habían sido arrancados. El regreso a la vida normal en la sociedad, que era una cárcel en sí misma, les hacía soñar con aquella forma de libertad que consiguieron inventar en el interior de este espacio exento de libertad. Su soledad constituyó una forma de no-dependencia.

Cuando se menciona Proyectos de Pasado, se habla mucho de su compromiso con la libertad, pero también hay que mencionar su extraordinaria calidad literaria. ¿Ha recibido usted elogios por este aspecto?

Mi biografía y los problemas que he tenido que afrontar durante la dictadura son sólo las circunstancias en las que he escrito mis libros. Evidentemente que estos se analizan como obras literarias. Los detalles biográficos se presentan sobre todo en el extranjero para las traducciones del libro como una forma de situarlos en un marco histórico.

¿En qué está trabajando ahora, cuáles son sus proyectos de futuro?

Trabajo desde hace mucho tiempo en un libro que se llama El reloj sin horas, una meditación a veces memorialista sobre el tiempo que me ha tocado vivir. Es también un análisis acerca de las formas infinitas de manipulación sobre las que se construye nuestra vida. Al mismo tiempo también escribo poemas, pero, en realidad, cuando esto sucede, los versos se componen solos, sin consultarme.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: